Eugène Delacroix

Eugène Delacroix

Obras del pintor romántico Eugène Delacroix

Ferdinand-Victor-Eugène Delacroix (Saint Maurice 1798 – París 1863), fue sin duda el mejor pintor del movimiento romántico en Francia. Según ciertos historiadores, Delacroix debió ser en realidad hijo natural de Talleyrand.
De temprana vocación, ingresó en la Escuela superior de Bellas Artes a los dieciocho años. Copió en sus comienzos obras de Géricault, así como de Rubens y Goya, a quienes admiró, lo mismo que a Constable y Veronés. Su primera composición importante fue Dante y Virgilio en los Infiernos (Louvre), obra expuesta en el Salón de 1822 y adquirida por el estado.
Durante algunos meses de 1825, residió en Londres donde experimentó el encanto del suave colorido británico, la abundancia de los motivos estéticos medievales, el influjo de la literatura británica, especialmente Shakespeare, Byron y Scout. También fue allí donde comenzó a apasionarse por la acuarela. Muy joven, se situó a la cabeza del movimiento romántico pictórico. Estudió a los pintores venecianos, españoles y flamencos, la anatomía de los animales, las miniaturas persas, las iluminaciones medievales.
Su cuadro más popular, La libertad guiando al pueblo, le valió la cruz de la Legión de honor. En 1832, agregado a una misión diplomática, visitó Marruecos y Andalucía. Este viaje enriqueció el repertorio de temas del pintor y le llevó pintar exóticas escenas de género para las ilustraciones de la obra de Byron y sus alusiones al conflicto greco-turco.
En 1830, gracias a la protección de Thiers, Delacroix recibió varios encargos oficiales. La exposición de 1855 marcó su triunfo definitivo. En 1857, fue admitido en la Academia de bellas artes. Según declaración propia, Delacroix quiso unir a Miguel Ángel con Velázquez..